30.3.07

Conociendote

Recuerdas que te dije que de las primeras cosas que vi en ti fueron tus pies, recuerdo que ese día llevabas sandalias y me excitaron tanto que mientras tú hablabas en el grupo donde estábamos, yo fantaseaba cambiando tus palabras, diciéndome, míralos, ¿te gustan?, ¿quieres que te acaricie un poco con ellos?

Cuando por descuido tu pie rozo mi pantalón y me miraste sonriendo para decir "disculpa" te dije, puedes hacerlo las veces que desees, ¡para mi es un placer!, sonreíste y después de vez en vez volteabas a verme y me sonreías y jugetonamente me rozabas con la punta de tus dedos.

Cuando te levantaste, aproveche para seguirte y decirte: "tus pies son hermosos y en mi familia se dice que cuando te gusta tanto algo debes de tocarlo, porque si no puede pasarle algo malo", así que para que sigan tan bellos, es mi deber acariciarlos.

Me miraste fijamente y me sonreíste, para agregar, pero aquí delante de todos no, nos retiramos a un lugar solitario y te senté en un banco tipo bar, cruzaste tus piernas y me arrodille ante ti, te quite con delicadeza cada sandalia mientras te miraba a los ojos, después pose mi mirada en tus pies y comencé a acariciarlos, despacio, disfrutando cada momento, te mire y pude intuir que tú también lo disfrutabas, acaricié tus talones, plantas y cada uno de tus dedos, los levante un poco más y los lleve cerca de mi cara, aspire por entre tus dedos, que aroma tan delicioso, tu cara estaba subida de tono, pero te controlaste y con voz apagada me dijiste, ya, por favor ya, te mire y con una sonrisa ligera, volví a colocar tus sandalias en tus bellos pies.

2 comentarios:

valeria dijo...

Que bueno que te mimen los pies... A mí me encanta.

Bienvenido a este mundo de los blogs y gracias por visitarme.
Un saludo.

Anamar dijo...

¡Maravilloso que se hayan conocido de una manera tan sensual y que ella haya aceptado tu ritual de adoración de pies! Tu texto muy bueno, la foto inmejorable, los pies bellos, realmente bellos...