4.4.07

Tú me lo contaste. Final

Lo que había escuchado hasta ese momento (1, 2) me tenía impaciente por escuchar lo demás, pero tuve que esperar más días de los pensados para escucharla decir lo siguiente: “Lo que te voy a decir no es para que me juzgues o creas conocerme, simplemente es para incrementar tu morbo por escuchar” y empezó:

Desde que pasó por mí y vio como vestía, no dejo de acariciar mis piernas, primero de una forma ligera casi sin tocarme y siempre diciéndome lo bien que la había pasado la otra noche cuando pudo tocarme y que yo le tocara, esa noche recuerdo que me quede con ganas de algo más, él había terminado pero yo no. Conducía sin decirme a donde íbamos y la verdad no quise preguntar, su mano fue más allá y mi vestido se corrió hasta donde dejaba a la vista mi ropa interior.





Pasaban tantas cosas por mi mente, su situación, mi edad y todo lo que no había hecho y mis amigas sí, que hacer y como las otras veces haciendo algo atrevido me sentía más mujer, más adulta, más dueña de sus acciones, baje mi ropa interior hasta la mitad de mis muslos y le deje ver mi sexo por primera vez, bajo la velocidad del auto hasta casi detenerse y me pregunto, ¿es una invitación?, me quede callada no sabía que decir, su mano me acariciaba desde las rodillas hasta muy cerca de mi parte.

Cada vez que bajaba empujaba más mi ropa interior, hasta que la dejo cerca de la altura de mis rodillas, me sentí agitada, desesperada, era algo que nunca había hecho y tampoco había sentido, me estaba dejando llevar por mi parte emocional, sexual. Mis manos estaban quietas, no hacia nada con ellas, solo creo que sonreía o hacía alguna expresión que no sé cual fue, pero lo que haya sido lo motivo a volverme a pregunta, ¿es una invitación?



No le conteste, me quede callada mirándolo por un rato, el auto iba a muy baja velocidad, él me veía con ojos de desesperación, sabía que lo tenía excitado y que deseaba más, así que le sonreí le mire a lo ojos y le dije, ¿quieres más, verdad?, me contesto, me tienes completamente excitado, mi pene no cabe en mi pantalón, cuando terminó de decir eso con mi mano que hasta ese momento no había hecho nada, le mostré mi parte, mis dedos abrieron mis labios y cerré mis ojos, me excite tanto, todo lo que estaba haciendo, el lugar, la persona, yo misma, abriendo mis labios vaginales y mostrándoselos, sentía tanto calor dentro de mi, que sentía en momentos que no podía respirar, también me sentí algo mojada de mi parte.



Hasta ese momento fue cuando ya no sentí que todo aquello que hacía era por demostrarme a mi misma que podía dominar a aquel hombre casado, que él deseaba mi cuerpo aunque tuviera todas las noches el de su esposa, en ese momento perdí el sentido del porque hacía todo aquello, me deje llevar por lo que mi cuerpo sentía y quería, empecé a abrir y cerrar mis piernas, mi bikini estaba en el suelo, mis pies lo habían aventado lejos de ellos, su mano recorría libremente mi pierna, el exterior de mis labios, era realmente sofocador todo eso, nuevo y sofocador, el placer controlaba mis acciones, creo que culmine cuando sentí su dedo entrar en mi, fue muy poco pero para mi era tanto, así con lo poco que había entrado hacía círculos en mi interior, me volvía loca, me hacía juntar las piernas y aprisionar su mano, tenía tanta sed, estaba tan perdida que no me di cuenta que ya nos habíamos detenido, en un lugar solitario y oscuro.

Cuando le pregunté donde estábamos, me dijo que en un lugar solitario donde nadie ni nada nos molestaría, eso me gusto, me excito, me pidió que hiciera mi respaldo para atrás y así lo hice, se bajo del auto y entro por mi lugar, le hice espacio y empezó a besarme con desesperación, pero no me importo, su boca y la mía estaban unidas, yo también lo besaba como no había hecho, lo besaba desesperada, usando toda mi boca, su mano seguía acariciando mi parte y respondí de la misma manera, cuando me sentí más agitada, él se detuvo y se bajo del auto, me tomo de la mano y también baje, me dijo desnúdame estamos solos, con besos y caricias le quite la camisa que llevaba, el se había sacado los zapatos y el pantalón, solo estaba en ropa interior, cuando me dijo quítamela, me quede paralizada, al ver mi indecisión, me tomo la cara y me beso con suavidad, sus manos guiaron a las mías hasta su última prenda y empecé a bajarlo, puso mi cara en su cuello y lo bese y bese su cuello y conforme bajaban mis besos mis manos también y su ropa quedo casí en el suelo y mi cara en su vientre, continua me dijo, le dije no, ya no, no quiero.


Ví su expresión, quería más y yo también pero no sé, algo me detenía, sí quería satisfacerlo pero no tan atrevidamente, en si no tenía idea que era lo menos que podía hacer para satisfacerlo, para mejorar el momento, le dije: puedo tocarte con la mano, como tu quieras.!, me contesto ok!, será con la mano pero como yo quiera verdad?, sí, como tú quieras le respondí, se metió al auto y casi se acostó en el asiento del copiloto, su pene estaba muy parado y yo lo veía desde afuera, me dijo ven, siéntate sobre mi, me metí al auto y me acomode sobre él, su pene estaba a centímetros de mi parte, estaba asustada y excitada, me dijo: "quítate el vestido", dude y él volvió a hablar: "como no me quisiste probar me imagino que tampoco me dejaras amarte completamente, verdad?" yo solo le sonreía, anda solo quiero verte desnuda sobre mi, sin penetrarte quiero que me masturbes solamente y así lo hice, me saque mi vestido me quede desnuda sentada sobre él y lo empecé a masturbar, con mi mano tome su pene por el medio y empecé a moverla primero despacio y después aumente la velocidad, el solo gemía y respiraba agitado, no me toco ni me dijo nada, mientras yo lo veía y él tenía los ojos cerrados, sentí algo caliente en mi mano, espeso y cuando ví lo que era supe que había terminado.

No dijo nada, no supe si le gusto o no, se limito a limpiarse y darme papel para limpiar mi mano, me baje del auto, me vestí, busque mi bikini y me lo puse, él se vistió y regresamos, todo el camino fue silencio, llegue a mi casa y llore como niña, pero me di cuenta de que por lo menos yo había ganado en esa relación de pocas semanas, había hecho muchas cosas, me he reservado muchas cosas más importantes, no me siento avergonzada ni arrepentida.

Si todo la historia había sido muy morbosa para mí, el final me dejo pensativo y nada eufórico, su cara estaba con una expresión muy diferente a la que había iniciado, no sabía que decirle, vi sus ojos como arrepentidos, no sé si de haberme contado, de haber recordado, de haber reflexionado sobre lo que había hecho hacia tiempo, así que sencillamente me le quede mirando y me le acerque para decirle en voz baja .......

10 comentarios:

electrah dijo...

ok,,esto se pone bueníssssimo,pero tendré que venir más tarde ya que mis niños quieren curosear...mmmm

AguA de LunA dijo...

Que buenooooooo como dice electrah... Muyyyy calentito y todo contado al mas minimo detalle, me encanto.
Besitos muakisssssssss

Lokita dijo...

Realmente excitante, las fotos geniales, ya te dije.
Continúa.
Besos

** MARÍA ** dijo...

Esto se pone calentito...me pasaré más veces por aquí, y con tranquilidad. Una historia así no se lee de pasada.

Por cierto, buenas fotos.

Un abrazo,

** MARÍA **

electrah dijo...

ok..ya me leí todo...Fascinante!!fuiiuuu y las fotos...me encantan...que te has metido hasta las bolas con esto de las fotos que no son bajadas de internet..jaja,es muy osado Bien por los dos.Les deseo muuucho placer.

mireias32 dijo...

Qué locura¡¡¡¡
Te he agregado a mi blog erótico. Un saludo. Lady Bourbon:)

Principe de la Lujuria dijo...

Un post grandioso, aunque las fotos... ufff... tendré que trabajar esta noche... un músculo ;-)

Abrazos

Óscar dijo...

Gracias por tu visita a mi página. Este lugar se ve muy atractivo, vendré a echarte vistazos, de vez en vez.

Saludos, camarada

Valeria dijo...

Un buen modo de comenzar la semana.
Me gustó venir a leer por aquí.
Un saludo, buscador

Anónimo dijo...

Buuuaaa buenísimo.
Se asemeja a mi historia ;-)